Los criterios de imputación basados en la culpa y en las interpretaciones de las altas cortes, en ocasiones arcaicas y reacias a reconocer  abiertamente y sin temores y ambages  la responsabilidad objetiva, (sin culpa o sin que medie error de comportamiento), resultan cada vez más insuficientes para analizar los casos que, por ejemplo, se suscitan con ocasión del uso de tecnologías o de inteligencia artificial, o que simplemente derivan del desarrollo mismo, que por supuesto genera riesgos de daño.

 

Qué decir del retroceso que se ha presentado en Colombia en punto de las obligaciones a cargo del personal médico asistencial, que de manera general han sido catalogadas como de medio y no de resultado, sin que se analice cuál es la prestación de cuya ejecución se deriva la lesión al paciente o a terceros.

 

Se trata de temas analizados en libro de próxima publicación por parte de Grupo Editorial Ibañez y cuyo autor es Camilo Vargas Jácome.